Intercambiadores de calor

Los intercambiadores de calor son componentes de los sistemas de refrigeración.

Principio de funcionamiento

Es posible certificar tres tipos de intercambiadores de calor:

  • Evaporadores de aire para refrigeración (Dx Air Coolers)

Están destinados principalmente al equipamiento de cámaras frigoríficas. El aire exterior se refrigera mediante el refrigerante que se evapora y se dirige hacia la cámara frigorífica. La temperatura del aire de salida puede muy baja (del orden de -30 °C).

  • Condensadores de aire para refrigeración (Air Cooled Condensers)

Se instalan principalmente en los grupos de producción de agua helada. Permiten al fluido refrigerante pasar del estado «gaseoso» al estado «líquido» por medio de la refrigeración por convección forzada con aire. Estos aparatos están pensados para su instalación exterior.

  • Refrigeradores de líquido o aerorrefrigerantes (Dry Coolers)

Permiten refrigerar el agua utilizada en un circuito cerrado por convección forzada con aire. Los aerorrefrigerantes se pueden utilizar para refrigerar el agua de los condensadores de los grupos de producción de agua helada, o para aplicaciones de «free cooling». El aerorrefrigerante se adapta a las potencias frigoríficas elevadas. Estos aparatos están pensados para su instalación exterior.

Es posible utilizar varios refrigerantes para los evaporadores y condensadores de aire (R404A, R134a, R507A, R407A…).

El agua utilizada en los aerorrefrigerantes puede contener glicoles en distintas proporciones.

Ventajas del intercambiador de calor

  • Modularidad

Los evaporadores de aire, los condensadores de aire y los aerorrefrigerantes, aunque tengan funciones distintas, tienen en común su aspecto, su diseño y sus ventajas. Se trata de sistemas modulares que se pueden transportar, instalar y adaptar fácilmente a sus necesidades. La cantidad de módulos de un sistema se determina en el momento del dimensionamiento. Puede ser una cantidad elevada, lo cual ofrece un gran número de soluciones posibles.

  • La elección de los refrigerantes (evaporadores de aire y condensadores de aire)

Los evaporadores de aire y los condensadores de aire se pueden utilizar con distintos refrigerantes en función de las necesidades.  Existen proyectos en marcha que contemplan refrigerantes naturales con índices GWP reducidos, por ejemplo, el dióxido de carbono (CO2) o el amoniaco (NH3).

  • Ventajas sanitarias y económicas (aerorrefrigerantes)

Los aerorrefrigerantes no presentan ningún riesgo para la salud, por ejemplo, la legionela, ya que funcionan en un circuito de agua cerrado. Además, favorecen el ahorro energético a través del uso del «free cooling».

Comparar para una elección acertada

Para acertar en su elección, basta con comparar los productos. Sin embargo, cuando las prestaciones de los productos no están certificadas, esta tarea es imposible.

La certificación permite comparar con total objetividad.

  • Las prestaciones de los productos se evalúan conforme a los mismos criterios, y los resultados se expresan en la misma unidad de medida, independientemente del país en el que se fabriquen o comercialicen los productos.
  • En un producto certificado, un organismo acreditado, imparcial, independiente y competente ha verificado sus prestaciones.
  • Los productos certificados satisfacen las normas industriales.
  • Un producto cuyas prestaciones estén certificadas funcionará conforme a las especificaciones del fabricante.

Las prestaciones que certificamos

Para los refrigeradores de aire por convección forzada por la refrigeración, certificamos las siguientes características:

  • Potencia frigorífica
  • Potencia absorbida por el ventilador
  • Caudal de aire
  • Pérdida de carga del líquido (solo para líquidos)
¿Una pregunta? ¿Necesita información?